Hispanos llegan a un récord de propietarios en los Estados Unidos

Durante 2017, más de 167,000 latinos compraron viviendas, contribuyendo enormemente a la economía del país y al sector inmobiliario. Sin embargo, hay serias razones para preocuparse sobre el futuro.
El distrito hispano en el barrio de Adams Morgan, en Washington DC. Crédito: TIM SLOAN/AFP/
El rol de los más de 51 millones de hispanos en el mercado inmobiliario de Estados Unidos es cada vez más protagónico. En 2017, la cifra de viviendas con dueños de origen hispano llegó a 7,472,000, un número histórico de acuerdo al último reporte de la Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios Hispanos y el National Wealth Hispanic Project, en conjunto con la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA). Esta cifra significa un aumento de 167,000 viviendas en comparación a 2016, impulsado por la compra de nuevas propiedades en zonas donde la población hispana crece rápidamente como Kansas, Iowa y Utah, además de los millennials que accedieron a créditos hipotecarios.

Hoy, un 46,2% de los hispanos son dueños de su propia vivienda, volviendo a los niveles registrados en 2012 cuando el porcentaje alcanzó un 46,1%.

En cuanto a la población cuyo estatus migratorio no está regularizado, el informe explica que un 31% de los más de 11,000,000 de indocumentados es dueño de su vivienda y que las medidas hostiles del Presidente podrían, en gran medida, tener fuertes consecuencias en la industria. Estas políticas reducirían drásticamente la demanda de vivienda por parte de los hispanos, producirían la pérdida de billones de dólares en impuestos, y disminuirían la fuerza laboral que forma parte del mercado inmobiliario en Estados Unidos, compuesta en su mayoría por hispanos e indocumentados.